La vida en blanco y negro - Brecha digital
Edición 1475 Suscriptores

La vida en blanco y negro

“Nebraska” Lo dicho: las películas sobre encuentros, reencuentros –sin descartar desencuentros– entre gente de generaciones, o culturas, o preferencias sexuales distintas, etcétera, son un filón cada vez más frecuentado por el cine “de tema humano”. También lo hace aquí Alexander Payne, uno de los directores más inteligentes y sensibles de los últimos años: Las confesiones del señor Schmidt, Entre copas, Los descendientes, lo prueban con creces. Pero con esa aguda percepción de los perfiles humanos, que convierte a sus personajes en personas, Payne mete en Nebraska encuentro, desencuentro y reencuentro, y no sólo entre personajes-personas sino entre éstas y el paisaje, entre éstas y el tiempo, y el paisaje y el tiempo entre sí. Si suena complicado, error es de quien escribe. Nebraska es se...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre