La vida en blanco y negro - Brecha digital
Edición 1475 Suscriptores

La vida en blanco y negro

“Nebraska” Lo dicho: las películas sobre encuentros, reencuentros –sin descartar desencuentros– entre gente de generaciones, o culturas, o preferencias sexuales distintas, etcétera, son un filón cada vez más frecuentado por el cine “de tema humano”. También lo hace aquí Alexander Payne, uno de los directores más inteligentes y sensibles de los últimos años: Las confesiones del señor Schmidt, Entre copas, Los descendientes, lo prueban con creces. Pero con esa aguda percepción de los perfiles humanos, que convierte a sus personajes en personas, Payne mete en Nebraska encuentro, desencuentro y reencuentro, y no sólo entre personajes-personas sino entre éstas y el paisaje, entre éstas y el tiempo, y el paisaje y el tiempo entre sí. Si suena complicado, error es de quien escribe. Nebraska es se...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La extradición de Assange y la carta australiana

Cara de póquer

Política Suscriptores
El gobierno anuncia acuerdos con multinacionales para buscar petróleo en la plataforma continental

Festejando al borde del precipicio

Mundo Suscriptores
Ecuador: los de abajo en el centro del escenario político

Doce días de pie

Sociedad Suscriptores
Los «bandidos del automóvil»: un asalto en la década de 1910

Noticias de ayer

Sociedad Suscriptores
Las modificaciones a la ley de negociación colectiva

El clon