Sociedad Suscriptores
Una nueva audiencia del juicio de De los Santos contra Arrozal 33

Las cosas que perdimos en el arrozal

El juicio del trabajador por la enfermedad que contrajo se acerca finalmente a la sentencia. El peritaje de la parte empleadora afirma que no puede «excluir» la posibilidad de que la enfermedad haya sido causada por el arrozal.

Arrozal 33 Juan Milans (archivo)

Le llevan alguna papa para que pele y se entretenga, pero las manos le duelen y se le acalambran. Cuando quiere ponerse las medias, lo ayudan sus hijas, de 21 y 12 años. Del cuarto a la cocina no son más de 10 metros, pero para Julio de los Santos son quilómetros. Entonces, pasa acostado, enchufado al respirador artificial las 24 horas del día, sin poder hacer mucho más que mirar televisión. Hay dos únicas certezas: se está muriendo y no hay peritaje que descarte que su enfermedad fue causada por sus años de trabajo en Arrozal 33. El juicio a la empresa se inició hace casi tres años, y está cansado. «Están esperando que me muera», dijo a Brecha en un susurro casi imperceptible, con una voz que se entrecorta, con la desolación del desamparo.

Porque está desamparado, aunque hace un mes e...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
El juicio de De los Santos contra Arrozal 33

¿A qué santo le rezo?