Lo que dice el crepúsculo - Brecha digital
Cultura Suscriptores

Lo que dice el crepúsculo

Derek Walcott (1930-2017) nació y murió en la isla de Santa Lucía, pero su vida no careció de accidentes y de viajes. No muy leída en América del Sur, la escritura de este hombre nada simple y poeta celebérrimo es difícil de verter al castellano, si bien se ha intentado ya en muchas ocasiones, especialmente desde que se le otorgara, en 1992, el premio Nobel de Literatura.

Derek Walcott en su casa de Brooklyn, octubre de 1992 / Foto: Afp, Brooks Kraft

Hijo de una maestra metodista, Alix (el poeta le dedicó su libro de 1998 La abundancia), y de un artista que murió muy joven, Derek Walcott (ojos claros, “piel de visón” según Hilton Als)1 tenía ancestros negros y blancos, y su infancia transcurrió en lo que todavía era una colonia británica (Santa Lucía se convirtió en un estado independiente en 1979), un crisol, como se decía antes, de lenguas y tradiciones. Su lengua materna era el inglés, y publicó su primer poema, una invectiva declarada blasfema por un párroco local, a los 14 años. A los 19, con ayuda de su madre, hizo lo propio con dos libros. Uno de ellos se titula Epitafio por un joven: XII Cantos, y ya tiene voz de hombre solitario y algo agrio, viajero de alma, que no desdeña la maledicencia y la ironía en versos iridiscentes, p...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre