Mundo Suscriptores

Los desaparecidos de hoy

México cuenta oficialmente con 30 mil personas desaparecidas en democracia. Pero los familiares de las víctimas que trabajan para que sean reconocidos, luchando contra la negligencia y complicidad de las autoridades públicas, sostienen que son muchos miles más. En el estado de Veracruz, donde los jóvenes son las principales víctimas de desapariciones a manos de uniformados, un colectivo de familiares halló la fosa clandestina más grande del país.

Foto: Ernesto Álvarez

El hallazgo de más de 250 cráneos enterrados clandestinamente en un predio en las afueras del puerto de Veracruz revela la imbricación de las instituciones políticas en la crisis de derechos humanos que vive ese estado, recostado en el golfo de México. La fosa común la encontraron las familias que forman parte del Colectivo Solecito, de la ciudad portuaria, quienes gestionaron la excavación de manera autónoma y obligaron a que la justicia y la Policía Federal ahora se hagan cargo de la identificación genética de los restos. Los dos principales fiscales a cargo de los casos de desaparición forzada renunciaron y el ex jefe de policía ha sido señalado como autor intelectual de varios de ellos. “Veracruz conforma un caso de lesa humanidad, donde las desapariciones forzadas han sido masivas y s...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente