Política Suscriptores
El gobierno ante la escalada de la pandemia

Los dilemas del relato complaciente

A pesar del agravamiento de la pandemia, el gobierno persiste en jugar solo, sin aceptar la mano que le tiende la oposición para colaborar en la emergencia. El Ejecutivo continúa en una lectura de la escalada del covid-19 propia de cuando el mundo hablaba de la «singularidad» uruguaya, sin tomar en cuenta el dramático cambio de escenario. La principal preocupación es atacar las aglomeraciones en espacios públicos –para lo cual limita el derecho de reunión a través de una modificación del artículo 38 de la Constitución–, a contramano de los estudios del GACH, que muestran que la infección se produce en mayor medida en los espacios cerrados.

Ilustración: Ombú

El Frente Amplio (FA) mantiene desde el comienzo de la pandemia diferencias con múltiples medidas que ha seguido (o, mejor dicho, no seguido) el gobierno. Mucha agua ha corrido bajo el puente desde la reunión que mantuvieron en marzo el presidente de esta fuerza política, Javier Miranda, y otros dirigentes del FA con el presidente de la república. Sin embargo, algunas cosas permanecen igual. El FA pide desde entonces que se llame a un gran diálogo y acuerdo nacional con la oposición y otros actores sociales, y reclama medidas económicas más «profundas», como la renta básica para aquellos sectores más afectados. Pero el gobierno no parece demasiado dispuesto a intercambiar y, menos, a tomar medidas del tipo que reclama la oposición.

En diálogo con Brecha, el coordinador de la bancada de...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Política Suscriptores
Las medidas del gobierno ante la propagación de la epidemia

Una apuesta arriesgada

Las consecuencias de la estrategia sueca contra el coronavirus

El modelo que no fue