Los ricos también lloran

Tras la anulación del indulto a Alberto Fujimori.

Un trol del miércoles dice con malévola intención: “La Asociación de Cocodrilos del Perú, Acp, manifiesta su profundo rechazo a las lágrimas de la señora K”. El meme se refiere a Keiko Fujimori, la hija del sátrapa que nunca lloró por su madre cuando su padre la torturaba en el Palacio de Gobierno y la botó como a un perro. Tampoco cuando su hermano Kenji Fujimori le rogaba que intercediera para que el ex presidente Pedro Pablo Kuczynski le diera detención domiciliaria o indulto al viejo dictador mafioso y matagente, su padre. Pero ahora lo hizo a moco tendido frente a la televisión, y en hora pico.

Los que la conocen dicen que se trata de una cortina de humo, debido a que ayer y hoy se juntaron tres fechas importantes:

La primera, el 50 aniversario del inicio de la revolución militar del general Juan Velasco Alvarado que dio al traste con los terratenientes, los imperialistas dueños del petróleo y reivindicó a los indios que los Fujimori tanto odian. La segunda, el 50 aniversario de la persecución que el gobierno de Velasco decretó contra Kuczynski –este magnate gringo que luego fue presidente de Perú, cesado en su cargo en marzo del presente año por lobista y corrupto– por encubrir el pago a la International Petroleum Company (Ipc) por su expropiación. Al cierre de esta edición, el día 4 de octubre, se definiría además el destino del fiscal mafioso Pedro Chávarry, defendido por el apro-fujimorismo en el Congreso de la República, para que siga encubriendo a la señora K y al señor Alan García en los delitos investigados en el caso Lava Jato. Este jueves también, el Poder Judicial y la Oficina Nacional de Procesos Electorales definiría la situación del señor Daniel Urresti, candidato del fujimorismo montesinista, presuntamente culpable en 1988 de la desaparición, asesinato y tortura del periodista Hugo Bustíos, y quien encabeza las preferencias electorales a la Alcaldía de Lima para este próximo domingo 7 de octubre.

En el momento de escribir estas líneas no sabemos qué es lo que pasará en las próximas horas y días con la resolución, absolutamente justa e impecablemente jurídica, tomada por el juez Hugo Núñez Julca para revocar el “indulto humanitario” que le diera Kuczynski al sátrapa en diciembre del año pasado. Para comenzar, el ex dictador de 80 años dice que se enfermó, y fue ingresado a la clínica Centenario al mediodía del miércoles. Muchos piensan que, con la ayuda de sus hijos y partidarios, se escapará a su país de origen –Japón– para evadir la condena de 25 años que le fuera impuesta por los tribunales, por ladrón y genocida. Circula en Perú un meme que dice: “Es inhumano que Fujimori esté alejado de su familia… hay que llevarlos a sus hijos también a la cárcel para que estén juntos”. Coincido con él. Al fin y al cabo, todos y todas son de la misma camada mafiosa y asesina que educó su padre.

Lo que sí sabemos es que Perú es un caos político-social desde hace rato, debido a la corrupción generalizada que alentó la Constitución de 1993 y que promulgó Fujimori. Especialmente su capítulo económico. Esta situación coincide con la caída del nivel de aprobación de Keiko Fujimori a cerca del 10 por ciento, y del Congreso –que ella controla– a cerca del 6 por ciento. Además, según una encuesta de Datum publicada el miércoles, por primera vez los peruanos reconocen que el personaje más corrupto del país es Keiko Fujimori, superando por primera vez al ex presidente Alan García. Independientemente de la legalidad o no de la decisión del Poder Judicial de anular el indulto a Alberto Fujimori, está claro que hay evidencias de una maniobra bastante torpe, y se pueden mencionar algunos puntos clave, según el analista Alvites Reyes. Primero: Miguel Pérez, actual abogado de Alberto Fujimori, y César Nakasaki, su anterior abogado, han declarado a la prensa que sospechan que Fuerza Popular, el partido de la señora Keiko, está detrás de esta maniobra. Segundo: el plazo en el que el Congreso se comprometió a aprobar las propuestas de reformas planteadas por el actual presidente Vizcarra vencía este jueves 4 de octubre, y un día antes se desvió la atención de toda la prensa hacia esta noticia. Tercero: varios congresistas fujimoristas salieron en bloque a decirle a Vizcarra que deje de atacarlos, que basta de venganzas políticas, pero el Poder Judicial no tiene nada que ver con el Poder Ejecutivo; es una excusa perfecta para rechazarle los pedidos de reforma y referéndum del presidente. Cuarto: la imagen de Keiko ante la opinión pública es de autoritaria y poderosa, pero ayer apareció llorando, debilitada frente a la prensa y victimizándose. Quinto: el fujimorismo maneja el Poder Judicial, pero con lo ocurrido ayer tratan de demostrar que “sus enemigos” están… en el Poder Judicial. Finalmente, Sachi Fujimori, hermana de Keiko, vive en Alemania, el fallo se dictó a las 11.30 del miércoles, el vuelo de Alemania a Lima dura alrededor de 13 horas, si no hay escalas, pero Sachi estuvo en Lima a las 14.30, protestando por el fallo contra su papá. ¿Cómo hizo para venir a Lima en dos horas desde Alemania, si no sabía que esto iba a ocurrir?

Veamos lo que el Poder Judicial resuelve. Y si Keiko es tan caradura como para seguir lamentándose, con lágrimas de cocodrilo, de algo que ella quiso evitar durante años: la liberación de su papá.

*    Economista y ex viceministro peruano de Desarrollo Estratégico de Recursos Naturales.

 

Artículos relacionados