Mundo Suscriptores

Luchando con el estómago vacío

Bajo la consigna “Libertad y Dignidad”, más de 1.500 presos políticos palestinos piden que se respeten sus derechos fundamentales. Reclaman entre otras cosas el derecho a atención médica adecuada, a visitas y que se acabe con las torturas y las detenciones sin juicio y por tiempo indefinido.

Familiares de palestinos presos en Israel, se manifiestan frente a las oficinas de la UE en Jerusalén Este el 27 de abril / Foto: AFP, Ahmad Gharabli

El 17 de abril, mientras en Montevideo llovían mensajes de todo el mundo reaccionando ante las declaraciones de los dirigentes del Pit-Cnt, recién llegados de Israel, que se congratulaban de la democracia en Israel mientras rechazaban las denuncias sobre las políticas israelíes de apartheid contra los palestinos, más de 1.500 presos políticos palestinos iniciaban una huelga de hambre.

Bajo la consigna “Libertad y Dignidad”, no piden otra cosa que se respeten sus derechos fundamentales establecidos en el derecho internacional. Por un lado, exigen cambios en las condiciones de reclusión: acceso a lectura y estudios universitarios; dos visitas mensuales de una hora (actualmente es una sola de 45 minutos); atención médica adecuada y liberación de enfermos terminales o discapacitados; y por ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Convulsión social en Colombia por la brutalidad policial

Pulsión letal

Mundo Suscriptores
Venezuela tras el llamado de Capriles

El dilema opositor

Cultura Suscriptores
Centenario de Ray Bradbury

Espejo del futuro

Cultura Suscriptores
Sobre Anástrofe, de Sandino Núñez

El daño ya está hecho

Sociedad Suscriptores
Sobre el presupuesto (no) destinado a la Ley Integral contra la Violencia Basada en Género

¿A quién le importa?