Marche preso - Semanario Brecha
Edición 1487 Suscriptores

Marche preso

Una joven camina por las calles céntricas de Bruselas. Un hombre se le arrima y la halaga: “Eres bonita”. La mujer agradece. El varón insiste, sin dejar de caminar a su lado, en tomar algo. Negativo. “¿Por qué?”, le replica. Un veterano, en otra calle, se le acopla. Le pregunta si se dirige a almorzar, dónde vive, si la puede acompañar. Negativo. Él insiste, ella rechaza: “Me estás molestando”. Pegado como un chicle, otro varón vuelve a escoltarla: le pide su número de teléfono, la invita a tomar algo en su casa, en un hotel, en la cama. Negativo, negativo, negativo. “Eres sexy, te deseo. ¿No es eso normal?”, increpa el peneparlante. Al pasar por un café, otro varón escupe: “Lindo culo”. Sus congéneres festejan a carcajadas. “Puta”, le susurra sin anestesia un misógino. Cosificada como tr...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2012 Suscriptores
La Fiscalía General de la Nación ante una crisis inusitada

En el ojo del huracán

Edición 2012 Suscriptores
La declaración de Delgado en la Fiscalía revelada en El caso Astesiano

Un regalo

Edición 2012 Suscriptores
El conflicto laboral en la pesca

La mar no está serena

Edición 2012 Suscriptores
Disyuntivas de la pesca industrial uruguaya

Buscando un rumbo