Más allá de Raincoop - Semanario Brecha
Edición 1595 Suscriptores

Más allá de Raincoop

Con la liquidación final de Raincoop cuatro empresas pasaron a manejar todo el sistema de transporte público. Cutcsa se sumó a la absorción de la cooperativa que quebró, y amplía así su poder en el mercado. La baja en las ventas de boletos alcanza ya los tres años consecutivos, y distintos actores reclaman una restructuración del sistema.

LombarÓmnibus llenos, uno de los problemas del transporte / Foto: Manuela Aldabe

Con la crisis en Raincoop las fallas en la estructura del transporte urbano de Montevideo volvieron a ponerse sobre la mesa. El costo del boleto –casi un dólar– no guarda relación con el servicio, que no se duda en catalogar de deficiente: la higiene de los coches no siempre es la adecuada, en las horas pico la gente desborda las unidades, los choferes manejan al tiempo que cortan boletos y cierran puertas, recorridos de unos pocos quilómetros insumen demasiado tiempo, hay líneas que se superponen en sus desplazamientos y se pisan en los horarios.

Raincoop empezó a funcionar en 1975, luego de que dejaran de circular los troleybuses en Montevideo, y siguió el mismo camino que otras dos cooperativas fundadas en el mismo año: quebró. En 1992 Cooptrol y Cotsur se fundieron, y en ese momento...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada