Mundo Suscriptores
Assange, a la espera de la apelación estadounidense

Medias tintas

En primera instancia, la Justicia británica determinó que no extraditará al fundador de Wikileaks. Pero, al mismo tiempo, envió un mensaje de amenaza a los periodistas de investigación de todo el mundo.

MANIFESTANTES CELEBRAN LA DECISIÓN DE LA CORTE DE OLD BAILEY, EN LONDRES, QUE IMPIDE EXTRADITAR A JULIAN ASSANGE. AFP, DANIEL LEAL OLIVAS

Una victoria a medias fue lo que obtuvo el fundador de Wikileaks el lunes 4 ante el tribunal de Old Bailey, de Londres. La jueza Vanessa Baraitser rechazó el pedido de extradición formulado por Estados Unidos contra el australiano, pero no lo hizo por el fondo del asunto (los 18 cargos de espionaje y conspiración formulados por los representantes del gobierno de Donald Trump), sino únicamente por razones sanitarias: el australiano, estimó la magistrada, está en tan malas condiciones de salud física y mental que no soportaría la detención en una prisión de alta seguridad estadounidense y podría suicidarse. «En una situación de total aislamiento, el procedimiento descrito por Estados Unidos no evitaría el suicidio de Julian Assange y, por lo tanto, considero que la extradición sería op...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados