Morir sonriendo - Brecha digital
Edición 1474 Suscriptores

Morir sonriendo

Sonreír a la cámara no es para cualquiera. Justin Bieber lleva haciéndolo una semana sí y otra también desde que fue descubierto en Youtube por un cazatalentos a los 14 años que lo transformó en un ídolo mundial para adolescentes. Con 19 y cuasi jubilado, ni siquiera la policía fue capaz de borrarle esa sonrisa tan perfecta que engrosará la galería de famosos que tienen en su currículo el dudoso honor de haber sido inmortalizados por las fuerzas del orden. Pero Bieber no fue ni el primero ni el último. La lista es larga. Y la juventud ayuda: quizá sabiendo que algún día sería famoso y millonario, Bill Gates sonríe feliz en su primer carné de identidad. A Steve McQueen, arrestado en Alaska en 1972 por conducir con unas copas de más, el alcohol le ayudó no solo a sonreír con picardía, si...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre