Ni clemente ni estable - Brecha digital
Edición 1537 Suscriptores

Ni clemente ni estable

El jueves pasado un grupo de jóvenes investigadores del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable remitió a los medios una carta en la que cuentan cuánto ganan y describen la naturaleza de sus contratos. Constituyen el caso más dramático de un sector a cuyo desarrollo todos los actores públicos dicen apostar.

Nicolás Marichal ya no pasa el fin de semana en la cancha. Si alguna vez lo hace es de vicio, como espectador nomás. Pero empezó de abajo, de canchero en la soledad de los campos de la B, trasmitiendo informes de partidos que quizá ni siquiera salían al aire para la AM 1010, que entonces se llamaba Nuevo Tiempo. Después pasó a Carve y a la primera división. Trasmitía desde los vestuarios. Pero aunque el muchacho ha sido futbolero desde chico, lo suyo, en realidad, empezaba el lunes.

Se trata de ciertas células que injustamente han tenido poca prensa. Las descubrió Santiago Ramón y Cajal, el maestro español de Clemente Estable, y se llaman gliales, lo que en el griego de los antiguos bizantinos quiere decir liga, unión o pegamento. Sostienen a las neuronas en su sitio, las alimentan con ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera