Palabra - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Palabra

Srbo Ivanovski Yo te encerré en la piedra como en un alhajero, en lo hondo de la piedra es un lugar aislado como la chambre de Van Gogh, te encerré en el silencio, en mi silencio, y estás de nuevo aquí como una fría fuente como una bañista fresca entre la hierba. Te arrojé a las llamas. ¿No siente acaso el tierno crimen? Fue cometido por aquel que transportó el fuego de poema en poema. Te forjé espada, una espada roja con el filo blanco. Eres ahora este tierno dolor que me corta el aliento. (Traducción de Teresa Amy) *** Macedonia es un país al que no le permiten tener nombre. Pero tiene poetas. En la peatonal que lleva a la plaza mayor de su capital, Skopje, hay un cartel publicitario como esos que en todas las ciudades anuncian champús o electrodomésticos. Aquí, sin embargo, en lugar d...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia