Pienso, luego Egipto - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Pienso, luego Egipto

Si usted gusta conversar a hurtadillas con la momia que exhibe un museo céntrico, sepa que en esta ciudad puede recibirse de egiptólogo. La carrera dura cuatro años, cuesta 2.500 pesos anuales y la imparte el egiptólogo Juan José Castillos, director y único docente de un instituto y un museo librados a su solipsista fuerza.

—El egiptólogo nació del cinéfilo.

—Sí, cuando vi la película clase B La maldición de la momia, estupendamente actuada por actores británicos, me fascinó el proceso de momificación y enterramiento que mostraba, evidentemente asesorado por egiptólogos, y comencé a investigar sobre Egipto. Estudié cuatro años ingeniería química y luego me pasé a la Facultad de Humanidades, que estaba en Ciudad Vieja, donde la fortuna me llevó a ser alumno del profesor de historia antigua Armando Pirotto, el último gran catedrático que tuvo Uruguay en la materia.

—¿Qué lo decidió a cambiar la ciencia por la egiptología?

—Percibir cuán ausente estaba el ser humano del universo de partículas y cálculos de la química y la física. Preferí volcarme al conocimiento de nuestros antecesores culturales más re...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia