El poder de los medios - Brecha digital
Destacados Suscriptores

El poder de los medios

Los medios más influyentes del mundo llegan a ese lugar trenzándose con los poderes económicos y políticos y, por lo tanto, defienden y reproducen esos intereses. El País de Madrid es un buen ejemplo, con notable capacidad para vetar a quienes pueden poner en riesgo los privilegios. Hay alternativas.

Protesta del sindicato de periodistas de Madrid contra el grupo Prisa en 2011, con máscaras de Juan Luis Cebrián / Foto: Diagonal

“Determinados medios progresistas, como El País, me han dicho que si hubiera habido un acuerdo entre el Psoe y Podemos, lo criticarían e irían en contra.” Cuando Pedro Sánchez, ex secretario general de los socialistas españoles, acusó directamente al diario El País y al ex presidente de Telefónica César Alierta de haber evitado un gobierno de izquierdas, estaba apuntando a uno de los centros de poder intocables en el Estado español. Entrevistado para el programa televisivo Salvados, Sánchez reveló que desde el diario de Juan Luis Cebrián se le hizo llegar que no le iban a dar su respaldo si no llegaba a un acuerdo para que el Partido Popular siguiera siendo gobierno (Público.es, 30-X-16).

En la entrevista añadió que “el Psoe y Podemos están condenados a entenderse. Y el Psoe debe reconc...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
La obra de Alfredo Lucho Maurente (San Carlos, 1910-La Paloma, 1975)

Pescador de sueños

Cultura Suscriptores
Con Gustavo Rodríguez, Premio Alfaguara de Novela 2023

«Perú carga el ADN de haber sido fundado como una empresa»

Edición 1940 Suscriptores
El levantamiento peruano entra en su séptima semana

A pesar de las balas

Edición 1940 Suscriptores
El MI utiliza la reserva y el «silencio positivo» para no brindar información

Cultura hermética