Porque infinita es la narración del mundo - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Porque infinita es la narración del mundo

El autor de La ciudad y los perros y el autor de El Danubio, se reunieron en el 2009 en la Biblioteca Nacional de Perú para dialogar sobre los vínculos que existen entre novela y sociedad, el lugar de la literatura en una cultura global, los impulsos y contradicciones de la experiencia literaria.

Cuentos de amor, de locura y de muerte, de Horacio Quiroga. Ilustraciones: Pedro Dalton. Ediciones Piloto de Tormenta. Buenos Aires, 2014. 179 págs.

Cuenta Renato Poma en el prólogo de La literatura es mi venganza, que Claudio Magris (Trieste, 1939) y Mario Vargas Llosa (Arequipa, Perú, 1936) aceptaron, en el año 2009, la invitación del Instituto Italiano de Cultura de Lima para dialogar en torno a temas tan amplios y complejos como los vínculos que existen entre novela y sociedad, el lugar de la literatura en una cultura global signada por las migraciones, impulsos y contradicciones de la experiencia literaria, motivos y problemas. La cita fue en la Biblioteca Nacional de Perú. Imposible saber si algunos aspectos o énfasis de la conversación se perdieron en la decisión editorial de transformarla en libro.
Cada intervención –en un volumen ceñido– se parece más a un monólogo descriptivo de cierta extensión, a reflexiones individuales s...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
CINE. Camino al oscar: Vidas pasadas

Con sabor a clásico

Cultura Suscriptores
Novela de Olga Tokarczuk

En el final de la literatura

Cultura Suscriptores
A 39 años de We Are the World

El feat más grande del mundo

Cultura Suscriptores
Triunfo colosal

Nieve en los Goya

Mundo Suscriptores
Contra la ultraderecha

Oigo a un monstruo respirar