Que no se apaguen las camisas amarillas - Semanario Brecha
Edición 1494 Suscriptores

Que no se apaguen las camisas amarillas

Se termina uno de los mejores mundiales de los tiempos modernos. Aquel que amagó ser “el Mundial de la mordida de Suárez” será para siempre “el Mundial del 7 a 1”, lo que no está nada mal para quienes preferimos que los documentales de la Copa del Mundo se filmen dentro de la cancha. Lo vivido el martes pasado en Belo Horizonte resulta difícil de asimilar para quienes crecimos sabiendo que Brasil era el país más grande del mundo, al menos en lo que al fútbol se refiere. Si bien pasaron 24 años para que los norteños consiguieran coronarse campeones del mundo tras el retiro de Pelé (más o menos lo mismo que demorará Argentina tras el retiro de Maradona), era claro que el “tetra” estaba al caer. Hasta que cayó de la mano de un equipo que era tildado de “utilitario”, alejado de las bases fun...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia