La nueva anormalidad Suscriptores
Infancia y pandemia

Qué pasó por las cabecitas

Aunque el impacto de la pandemia en la salud mental de la infancia recién está comenzando a evaluarse, ciertos indicios, como las conductas suicidas y el aumento en las derivaciones por violencia, dan pistas de cómo les fue, a chicos y grandes, en la resistencia.

Unsplash, I. Klein

En las familias en las que ya había cierta contención y equilibrio emocional, los menores respondieron mejor al confinamiento, a la alteración de la rutina y al cese de la interacción con sus pares. En los núcleos en los que campean la violencia y la vulneración de derechos, en cambio, el sufrimiento se agudizó, confirmó la doctora en Psicología Alicia Muniz, coordinadora del Programa de Problemáticas Clínicas de la Infancia y Adolescencia de la Facultad de Psicología de la Universidad de la República (Udelar). Muniz reflexiona que el confinamiento pandémico incrementó la ansiedad –el vivir expectante de un futuro incierto– en niveles que ambientaron salidas disruptivas, entre las cuales figuran los intentos de autoeliminación (IAE), que en los niños muchas veces pasan como accidentes y e...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

La nueva anormalidad Suscriptores
Una brecha cada vez más pronunciada en la educación secundaria

Pantallas rotas

Con Viviana Núñez, del Sindicato Único del Transporte de Carga y Ramas Afines

«Las discusiones de género tienen que estar sobre la mesa»

Futuro, ecología y animalidad 1

La salud, de todos

Con Fabiana Condon, sobre cómo afectó la pandemia a niñas, niños y adolescentes

El último de la fila