Quiroga en el aula - Semanario Brecha
Edición 1590 Suscriptores

Quiroga en el aula

¿Cuándo fue la primera vez que leí este cuento? ¿Cuántas veces he recorrido sus líneas de aquel momento a esta parte? Caigo, nuevamente, en los secretos engranajes de “El almohadón de plumas”, en ese amontonamiento de enunciados que se deslizan uno detrás de otro en dirección a la aterradora bola viviente y viscosa.

En esa quietud hipnótica que, como pocos, suscita Horacio Quiroga en los jóvenes (apuntalado en gran medida por el aura siniestra de su periplo vital), con el sonido estridente del tren de la tarde que pasa a escasos metros del liceo y deja el estruendoso quejido de su bocina repicando a lo lejos, luego del ajetreado ir y venir de bancos que lastima el constante murmullo de los últimos coletazos del recreo, se pone en movimiento, otra vez, el espectáculo del amor, la locura y la muerte. Encallamos, todos, en un silencio sin nadie.

¿Cuándo fue la primera vez que leí este cuento? ¿Cuántas veces he recorrido sus líneas de aquel momento a esta parte? Caigo, nuevamente, en los secretos engranajes de “El almohadón de plumas”, en ese amontonamiento de enunciados que se deslizan, al parecer cas...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada