Cultura Suscriptores

Relevo de pruebas

A fines del año pasado se publicó el primer tomo de “Los diarios de Emilio Renzi”. Ricardo Piglia había dicho alguna vez que escribió su obra para justificar esa escritura escondida en los cuadernos. La edición plantea algunas ambigüedades más que las habituales en un autor que desafía siempre las ideas acerca de qué es la literatura.

Ricardo Piglia / Foto: Anagrama

“Desde que empecé a leer quise ser un escritor, pero entré realmente en la literatura a los 16 años. En 1957 me puse a escribir un diario, que todavía sigo escribiendo y que ha crecido de un modo un poco monstruoso. Ese diario es la literatura para mí, quiero decir que ahí está, antes que nada, la historia de mi relación con el lenguaje. Yo escribía para tratar de saber qué era escribir: en eso (sólo en eso) ya era un escritor, es decir, alguien que escribe para averiguar qué es la literatura. Esos cuadernos eran, y lo siguen siendo, el laboratorio de la escritura: escribía continuamente y sobre cualquier cosa, y de ese modo aprendía a escribir o al menos aprendía a reconocer lo arduo que puede ser escribir. Por lo demás yo me inventaba una vida, hacía ficción y ese diario era una especie ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente