Renaceres - Semanario Brecha
Edición 1606 Suscriptores

Renaceres

Cuarenta años después de su cierre, ahogada por la dictadura, la biblioteca del sindicato de la carne reabrió sus puertas en el Cerro. Está en el mismo lugar de siempre, empujada por aquellos obreros de los frigoríficos que hoy, jubilados, retoman la tarea.

Foto: Juanjo Castell

Parece que fuera chica cosa: en el barrio (qué digo barrio, república) del Cerro se presta atención jurídica a media población; la dan los sábados un par de abogados y unos chiquilines macanudos haciendo práctica sobre el final de su carrera. Hace ocho años que allí mismo funciona durante la semana un taller de pintura pese a la incredulidad inicial de los locatarios; ya van por el tercer grupo “y pintan buenos cuadros”, reconocen los escépticos. El profesor entregó el otro día 9 mil pesos de aportes recibidos. Es más: desde hace cuatro años, un acuerdo entre Apex, que puso profesores, Antel, que puso equipos, y la Federación Obrera de la Industria de la Carne y Afines (Foica), que presta el local, permite darles clases de computación a adultos mayores: un curso por mes, de cuatro clases, ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón