Ser o no ser - Semanario Brecha
Edición 1446 Suscriptores

Ser o no ser

“Tebasland” Con asordinada ambigüedad, Sergio Blanco se adueña del espectador desde poco antes que comience el espectáculo, dado que, en el escenario convertido en una reducida y enrejada cancha de básquetbol, se encuentran ya los dos actores, uno de los cuales se adelanta poco después para dar la bienvenida a la concurrencia y contarle que lo que va a ver a continuación es la obra que él escribió al cabo de las conversaciones que sostuvo con un joven parricida. Por momentos, el tal autor-personaje, de acuerdo a lo que allí adelanta, parece confundirse con el propio dramaturgo, uno de cuyos protagonistas sería el referido anfitrión. El recurso se repetirá más tarde con respecto a la latente dualidad que alienta el parricida en cuestión y, de manera más inesperada, a la relación padre-hi...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2008 Suscriptores
El «caso Spektorowski» y sus derivaciones

Cuestión de límites

Edición 2008 Suscriptores
Oficialismo apura nueva ley a medida de los grandes medios de comunicación

Haz lo que yo digo

Edición 2008 Suscriptores
Pereyra, el Álvarez Cortés y el revival de los dos demonios

Acá no pasó nada

Edición 2008 Suscriptores
Desregulaciones en el sector de transporte terrestre de carga

Rutas de nadie

Edición 2008 Suscriptores
Zelmar Michelini en 1972

Antes de febrero