Sobre Inefop

Ante lo manifestado en Brecha el 14 de agosto de 2020 por el señor Pablo Darscht, presidente del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), sobre mi actividad e idoneidad profesional en calidad de asesor en temas de discapacidad y formación profesional, deseo realizar algunas consideraciones.

1.     Rechazo, por inexactas, las afirmaciones realizadas por este señor cuando dice que desde el tiempo de trabajo que compartimos no presenté «una sola idea al consejo» y fui «absolutamente inoperante» cuando me consultó sobre un tema referido a la discapacidad, concretamente. Asesoramientos, memorándum y propuestas sobre aspectos de discapacidad, formación profesional y empleo, tanto pendientes del período anterior como sobre la situación actual de pandemia en relación con la accesibilidad de los cursos virtuales que se venían planificando, mis aportes están registrados en varios documentos enviados vía mail a él, a otros directores y a la secretaria ejecutiva. Fui ignorado y obvio que nunca recibí respuesta. En cuanto a que fui «totalmente inoperante» frente a una solicitud de asesoramiento, debo decir que sobre este asunto envié varios informes técnicos y realicé contactos con diferentes organizaciones para tener insumos documentados que permitieran un análisis técnico del asunto en cuestión, manteniendo mi independencia profesional.

2.     Más allá de las consideraciones que hace sobre mi profesionalidad, resulta preocupante que un jerarca descalifique públicamente a un funcionario que está o estuvo bajo sus órdenes. Este proceder que eligió atenta contra el cultivo de relaciones laborales dignas, como establece la Organización Internacional del Trabajo, y pone cierta duda sobre la idoneidad para desempeñar un cargo de esa responsabilidad, con el agravante de ocupar la presidencia del Inefop, por lo cual debería ser un referente de buenas prácticas laborales.

3.     Agradezco al sindicato de Inefop (Sinefop) que, además de rechazar las declaraciones del señor Darscht, respondiera dignamente y rescatara la decencia en las relaciones laborales. #

Eduardo Sívori, Cédula de identidad: 1.260.004-6

Artículos relacionados