Teatro uruguayo puertas afuera - Semanario Brecha

Teatro uruguayo puertas afuera

Un homenaje al teatro uruguayo.

Rabiosa Melancolía

Hace un tiempo que varios directores uruguayos vienen siendo reconocidos e invitados a llevar sus obras al extranjero, donde han tenido muy buena repercusión. Desde el mes de junio y hasta setiembre, el Complejo Teatral de Buenos Aires –teatro San Martín– viene realizando un homenaje al teatro uruguayo con un ciclo de cuatro puestas: Rabiosa melancolía, de la directora Marianella Morena (del 6 al 10 de junio en la sala Cunil Cabanellas); Incendios, del director brasileño Aderbal FreireFilho, con el elenco del teatro El Galpón (sala Martín Coronado, del 13 al 16 de junio); El bramido de Düsseldorf, de Sergio Blanco (16 al 19 de agosto en sala Casacuberta), e If, festejan la mentira, de Gabriel Calderón (20 al 23 de setiembre, Teatro Regio).

El ciclo surge del trabajo del director del Instituto Nacional de Artes Escénicas (Inae), José Miguel Onaindia, que viene fortaleciendo vínculos y generando lazos entre los directores y dramaturgos uruguayos y el exterior, como fue la anterior experiencia en 2017 en el Teatro Español de Madrid con una semana de programación de teatro uruguayo.

La directora Marianella Morena abrió el ciclo con su puesta Rabiosa melancolía, en la que investiga junto a los actores las posibilidades musicales de la escena, mientras profundiza en sus reflexiones sobre los límites entre la realidad y la ficción. El elenco está conformado por Lucía Trentini, Mané Pérez, Agustín Urrutia y Valeria Ferreira y cuenta con la dirección musical de la reconocida cantante Malena Muyala, quien había representado el rol de la madre cuando estrenó la puesta. La obra también se presentará en Brasil durante el mes de agosto en el Festival de Teatro de Brasilia. La forma de trabajo de Morena para realizar sus dramaturgias en conjunto con los actores interesa mucho a nivel internacional. Con su puesta No daré hijos, daré versos, inspirada en la vida de Delmira Agustini, fue invitada al Festival Internacional de Teatro de Caracas, en abril, en julio a Tenerife y luego irá a Galicia a un festival de nuevas tendencias en Europa, mientras en octubre tiene previsto viajar a Suiza para discutir sobre su trabajo invitada por la Universidad de Lausanne, donde la recibirá el doctor Christophe Herzog. La primera obra que le generó proyección internacional fue Las Julietas, con la que obtuvo en Buenos Aires una nominación a los premios Ace en la categoría dirección de espectáculo alternativo, y recibió una distinción de la Uba.

También se presentó el montaje de Incendios, con el elenco del teatro El Galpón durante el mes de junio. La obra se estrenó en Montevideo en abril de 2017 –donde hizo 30 funciones con gran repercusión de público– y expone el vínculo de la institución con el director brasileño Aderbal Freire-Filho, que en esta temporada dirige la puesta La palabra progreso en boca de mi madre sonaba tremendamente falsa. En abril Incendios se presentó en el Festival Internacional de las Artes de Costa Rica y estará presente en el Festival Internacional de Teatro de Manizales, en Colombia, el más antiguo de Latinoamérica, que se desarrollará entre el 1 y el 10 de octubre de este año.

Durante agosto se presentará El bramido de Düsseldorf, de Sergio Blanco, director y dramaturgo cuyas obras recorren el mundo entero. Blanco había escrito en 2012 su reconocida obra Tebas Land a pedido del teatro San Martín, institución con la que ya había mantenido un vínculo estrecho. El director, que reside en París, es tal vez nuestro dramaturgo más “internacional”. Sus obras han sido traducidas a varias lenguas y estrenadas en Francia, Alemania, Inglaterra, Italia, Grecia, Suiza, entre otros tantos rincones. Recientemente estrenó una versión de La ira de Narciso en Japón. En El bramido de Düsseldorf explora los alcances de la autoficción (leitmotiv de sus últimas puestas), ya que relata la agonía y muerte del padre del autor en una clínica de la ciudad alemana de Düsseldorf. Blanco también será homenajeado en octubre por el Teatro Nacional de Cataluña, que dedicará un ciclo a su dramaturgia presentando Tebas Land, Kassandra y Cartografía de una desaparición.

El ciclo cierra con una obra de Gabriel Calderón todavía por estrenarse en Montevideo –If, festejan la mentira–, coproducción con la sala Verdi que se presentará en un festival (del 1 al 10 de setiembre) que está organizando esta institución. La obra es parte de un conjunto de cinco que el autor viene desarrollando y que comenzó con Uz, el pueblo (2005), Ex, que revienten los actores (2012) y Or, tal vez la vida sea ridícula (2010). El nuevo montaje se presentará en el San Martín en setiembre, luego lo hará en el Festival de Manizales y también se darán funciones en España. El elenco estará conformado por Dahiana Méndez, Gustavo Saffores, Carla Moscatteli, Gloria Demassi y Giselle Motta. La puesta trata sobre un tema de actualidad y tiene ribetes fantásticos, siguiendo la línea del mismo grupo de obras. Las creaciones de Calderón vienen siendo representadas en varios países del mundo desde que comenzó a tener repercusión internacional con su obra Mi muñequita (la farsa). Ex, que revienten los actores fue recientemente estrenada en Buenos Aires, Cataluña y Grecia, y el año que viene lo será en París.

Artículos relacionados

Hoy se reinaugura el Teatro Escayola de Tacuarembó

El norte también existe

Teatro. En el Teatro Stella: La balada de Johnny Sosa 

Be free

Teatro. En La Escena: Sería una pena que se marchitaran las plantas

Corazón partido

Críticas Suscriptores
Teatro. En la Sala Camacuá: Tocar un monstruo

Alta suciedad

Cultura Suscriptores
Muchachas de verano en días de marzo se ha vuelto teatro

La ciudad y sus opresiones