Terciopelo - Brecha digital
Cultura Suscriptores

Terciopelo

Munida de una prosa airadamente naturalista (en dos sentidos: el de un realismo preciso, el que le cabe a una vocacional contadoras de historias, y al de una observadora sagaz hasta lo impiadoso), Alice Munro ha elegido para despedirse las historias más clásicas de su propio “clasicismo”.

Todo queda en casa. Mis mejores cuentos I y II , de Alice Munro. Lumen, Buenos Aires, 2015. Vol I 563 págs y Vol II 498 págs.

“No se puede sacar sangre de una piedra.” La sentencia está contenida en un cuento de la canadiense y Nobel de literatura 2013 Alice Munro (Wingham, Ontario, 1931), y fulgura estridente en la página toda vez que la propia narrativa de Munro persuade como su cabal desmentido. Vaya si esta canadiense lo logra, y vaya si nos deja en ascuas al hacerlo. Porque nada del universo físico es ajeno a su asombrosa perspicacia perceptiva, y hace manar lenguaje allá donde ponga sus ojos. De su admirada Flannery O’Connor, esta cita que bien podría pasar por suya –si en lugar de “novelista” remedáramos con “cuentista”–: “El principio del conocimiento humano se da a través de los sentidos, y el novelista empieza donde empieza la percepción humana. El escritor atrae por medio de los sentidos y no se puede ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La extradición de Assange y la carta australiana

Cara de póquer

Política Suscriptores
El gobierno anuncia acuerdos con multinacionales para buscar petróleo en la plataforma continental

Festejando al borde del precipicio

Mundo Suscriptores
Ecuador: los de abajo en el centro del escenario político

Doce días de pie

Sociedad Suscriptores
Los «bandidos del automóvil»: un asalto en la década de 1910

Noticias de ayer

Sociedad Suscriptores
Las modificaciones a la ley de negociación colectiva

El clon