Terror juvenil del bueno - Brecha digital

Terror juvenil del bueno

En cartelera: “Historias de miedo para contar en la oscuridad”

“Historias de miedo para contar en la oscuridad”

A Hollywood le está yendo bastante bien con la nostalgia vintage y el revival de películas ochenteras de niños aventureros, aquellas que Spielberg, Joe Dante, Robert Zemeckis y otros cineastas pusieron en boga. El formato vuelve a adquirir popularidad hoy gracias a series como Stranger Things y películas como la remake de It. Historias de miedo para contar en la oscuridad1 se inscribe en esa tendencia, pero esta vez ambientando su acción dos décadas antes. Corre el año 1968 y en el pequeño pueblo de Mill Valley suena música de Donovan y Margaret Lewis; los autocines proyectan en función doble La noche de los muertos vivientes, de George Romero, y The Terror, de Roger Corman; abundan los cortes de pelo con volumen y, apenas llegados a los 18 años, los muchachos son reclutados para ir a combatir en Vietnam. En plena noche de Halloween, un grupo de amigos decide internarse en una casa abandonada, donde encuentra un libro misterioso. Caerán en la cuenta, más adelante, de que carga con una antigua maldición.

El guion está inspirado en una serie de libros sumamente populares, publicados de 1981 a 1991, tres volúmenes con una treintena de historias breves cada uno. Estaban orientados a un público juvenil, pero su autor, Alvin Schwartz, periodista y experto folclorista, se basó en leyendas urbanas y cuentos de fogón para escribirlo, sin ahorrarse los malos tragos: algunas de las historias de asesinato, desfiguración y canibalismo que allí se presentaban fueron en su momento sumamente controversiales. Además, las páginas de los libros contaban con alucinantes y terroríficas ilustraciones de Stephen Gammell, que colaboraron para que la obra fuese sumamente resistida y atacada por asociaciones de padres que exigían que sus volúmenes fuesen retirados de las bibliotecas. Como sea, Schwartz dejó a varias generaciones de lectores sufriendo pesadillas. Uno de ellos fue Guillermo del Toro.

El célebre cineasta mexicano ideó el libreto original, pero decidió delegar en otros guionistas el acabado y en el noruego André Øvredal (Trollhunter, La autopsia de Jane Doe) la dirección del proyecto. El resultado es una película sumamente entretenida, con una trama notablemente estructurada y atractiva en cada una de sus partes, que propone una idea ingeniosa para ensamblar varios de los cuentos originales. El libro que los muchachos encuentran, como si se hubiese activado al tocarlo, comienza a autoescribirse y a colocarlos, uno por uno, como víctimas protagónicas de las horripilantes historias. Y lo que queda escrito (en sangre, como no podía ser de otra manera) acaba aconteciéndoles en la realidad.

James Wan o Mike Flanagan podrían haber filmado una historia realmente sobrecogedora y horripilante, pero está claro que la película debía ser apta para adolescentes, lo cual puede ser una ventaja para ellos, pero no para los espectadores que esperen algo más realista e impactante. Las apariciones y los monstruos son bastante desagradables, pero les haría falta un menor tiempo de exhibición y una iluminación más baja para ser tomados en serio. De todos modos, la película es efectiva en lograr sobresaltos y no deja de ser una experiencia entretenida y muy bien lograda.

1.   Scary Stories to Tell in the Dark. André Øvredal, Estados Unidos/Canadá, 2018.

Artículos relacionados

Cine. Estreno uruguayo: Camino a casa

Para que entre el aire

Cine. En Cinemateca, Life y Sala B: Las cosas que decimos, las cosas que hacemos

Formas de amar

En cadenas Life y Movie. Flee: huyendo de casa

Vivir sin pertenecer

Cultura Suscriptores
Exceso de biopics en el cine

La vida de las estrellas

Cultura Suscriptores
Con Victoria Pena, directora de la película sobre Delia González

La otra cara de la luna