No todo ocurre en Montevideo – Brecha digital
Cultura Suscriptores

No todo ocurre en Montevideo

Como se sabe, la existencia de un teatro no es sólo la existencia de un teatro. Algo sucede alrededor, algo que fluye de las plateas y los escenarios hacia afuera, que vitaliza y da aires esperanzadores al entorno. Acá cerquita nomás lo prueban el Solís y el Auditorio del Sodre. Ahora, seguro algo similar sucederá en Canelones, en el Complejo Cultural Politeama. 

Complejo Cultural Politeama

La reapertura se hizo al despuntar la primavera de 2014 –el 19 de setiembre– y en ella, además de los discursos y homenajes de rigor, se ofreció la versión de El mesías hecha por el Ballet Nacional del Sodre con la dirección de Julio Bocca. Entonces, agrandado su nombre a Complejo Cultural Politeama, el viejo teatro nonagenario de Canelones reabría sus puertas luego de ocho meses de obras que implicaron la restauración y recuperación de lo ya existente y la puesta al día de sus instalaciones. Ahora el Politeama tiene ascensor, nuevas butacas, cafetería, modernos equipos de sonido e iluminación, zona de oficinas, vestuarios adecuados. Los 2 millones de dólares gastados valieron la pena. Canelones honra en esta reapertura a uno de sus hijos más ilustres al agregar a la denominación Complejo ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?