Cultura Suscriptores
No todo es subversión: la France réac.

Totalitario como un liberal centrista (o de izquierda)

A propósito de “La debilidad de lo verdadero. Lo que la post-verdad hace a nuestro mundo común”,1 de Myriam Revault d’Allonnes.

Myriam Revault en entrevista con Brecha / Foto: Magdalena Gutiérrez

Contrariamente a sufijos elocuentes y discretos como “-ificar”, que no sólo panifican y
petrifican, sino que también videifican y nadifican, hay una serie de prefijos
de éxito ruidoso como, por ejemplo, “poli-”, “pluri-”, “inter-”, “trans-” o
“cis-” (que dejó el Jordán y se arraigó en los genitales: de Cisjordania a
cisgénero) y, claro está, “post-”.1 Si los “poli-” y “pluri-”
ofrecen el elemental regocijo de la abundancia y los “inter-” y “trans-”
ilusionan con saltearse fronteras y límites, el prefijo “post-” terminantemente
declara que ya estamos del otro lado.

De ahí que con sospechosa insistencia
se declare que la despótica modernidad quedó atrás, puesto que alcanzamos su
liberador “post”, o que se diga que lo que quedó atrás fue el hombre y su
sustancia etérea –la humanidad–, pue...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Con la filósofa Annabel Lee Teles

La potencia dialógica

Ochenta años de la muerte de Walter Benjamin

El antiprogresista

Cultura Suscriptores
Sobre Anástrofe, de Sandino Núñez

El daño ya está hecho

Cultura Suscriptores
Roberto Blatt y la disolución de la verdad.

Pantalla líquida

Cultura Suscriptores
Osvaldo Bayer (1927-2018)

Letanía de los célebres bandidos