Traigan copas que vino sobra - Brecha digital
Edición 1448 Suscriptores

Traigan copas que vino sobra

Todos y todas quienes entendemos la diferencia entre un doble cinco y un diez sabemos que el fútbol uruguayo hace un cuarto de siglo que dejó de ser competitivo a nivel de clubes. Dejando de lado la increíble campaña de Peñarol en la Libertadores de 2011 (atribuible en buena medida a ese singular “don” de Diego Aguirrel) o de Nacional en la de 2009 (atribuible en buena medida a la gripe h1n1), los equipos orientales se han acostumbrado a caer eliminados ante rivales no siempre tan poderosos como se podría inferir. Lo que sigue es un intento por acercarnos a la génesis de este proceso, que hace que hoy ganar una copa nos parezca casi tan imposible como llegar a las semifinales de un Mundial en la era pre Sudáfrica. Me resisto a creer que equipos como el Real Garcilaso o la Liga de Loja m...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La extradición de Assange y la carta australiana

Cara de póquer

Política Suscriptores
El gobierno anuncia acuerdos con multinacionales para buscar petróleo en la plataforma continental

Festejando al borde del precipicio

Mundo Suscriptores
Ecuador: los de abajo en el centro del escenario político

Doce días de pie

Sociedad Suscriptores
Los «bandidos del automóvil»: un asalto en la década de 1910

Noticias de ayer

Sociedad Suscriptores
Las modificaciones a la ley de negociación colectiva

El clon