Un escritor sin garfio - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Un escritor sin garfio

Mario Bellatin en Montevideo En el banco de plaza que hay frente a la librería La Lupa, Mario Bellatin se asolea junto a Felipe Polleri y Alejandro Lagazeta, de Criatura Editora.Faltan cinco minutos para nuestra cita de las dos de la tarde en el bar Bacacay. La llegada de Brecha pone las cosas en movimiento. Bellatin saca de una bolsa de plástico tres ejemplares color yema de huevo de la edición mexicana de Gran ensayo sobre Baudelaire, de Polleri. El autor los recibe con la misma avidez con la que se recibe una caja de whisky irlandés de contrabando. Cumplida la entrega, las espaldas son palmeadas, se intercambian sonrisas de agradecimiento, y entrevistador y entrevistado nos encaminamos hacia el bar. Observo que Bellatin no lleva su garfio. Era absurdo pensar que lo llevara. Evidentemen...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada