Un gringo con mañas - Semanario Brecha
Edición 1412 Suscriptores

Un gringo con mañas

Por más que el personaje que aquí interpreta Mel Gibson sea un pillo de siete suelas, la historia se encarga de demostrar que sus víctimas son casi siempre malhechores de mayor rango, acostumbrados a moverse tanto dentro como fuera de la ley. De ahí que el protagonista de inmediato le caiga simpático a una platea deseosa de que todo le salga bien a un pez chico que se las ingenia para burlar a corruptos, explotadores y mafiosos de la peor calaña. Gran parte de la acción transcurre en un caserío mexicano fronterizo llamado El Pueblito, en medio del cual se levanta una prisión más abierta que la que describía el sainete rioplatense Ya tiene comisario el pueblo. Allí “alojan” al delincuente Gibson, autor de un audaz robo cuyo botín ha pasado a manos que conviene no revelar. Las entradas y ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia