Cultura Suscriptores
A propósito de Pedro Mairal.

Un hombre atado a su silla de trabajo con una bufanda

A propósito de Pedro Mairal.

Ilustración: Federico Murro

La edición del más reciente libro de cuentos de
Pedro Mairal (Buenos Aires, 1970), titulado “Breves amores eternos”, funciona
como una excusa para explorar algunos momentos de su ya extensa carrera, en
busca de las posibles claves de su narrativa.

El agujero
del conejo. Bioy Casares se apoya
en el bastón con su mano izquierda. Los nudillos blancos, el sobretodo
demasiado holgado, el pañuelo azul atado al cuello, el perfil de prócer, el
pelo de cinc impecablemente peinado hacia atrás. Pedro Mairal está de pie entre
Bioy y Roa Bastos, pero la mirada del paraguayo se pierde en una zona
fantasmal, más allá de la foto, todo lo que pasa allí pasa entre Mairal y Bioy.
Mairal parece un liceal, sonríe con los ojos achinados, metido en sus
pantalones con la raya bien planchada, su saco de cumple...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente

Cultura Suscriptores
Juan Marsé (1933-2020)

El cronista de los vencidos

Cultura Suscriptores
Centenario de Clarice Lispector

Las metamorfosis del mal

Cultura Suscriptores
Primera novela de Ocean Vuong

Carta a la madre

Cultura Suscriptores
Un reencuentro con Enrique Vila-Matas.

Los artificios de un novelista errante