Una crónica - Semanario Brecha
Edición 1458 Suscriptores

Una crónica

El periodismo en el museo Vivía en Washington dc cuando Nixon renunció a la presidencia de Estados Unidos, obligado por dos jóvenes periodistas del Washington Post. Bob Woodward y Carl Bernstein, que para mí tienen su propio rostro y no el de Redford o Dustin Hoffman, fueron héroes que derribaron a un presidente corrupto desde la modesta sección de asuntos locales. Viví Watergate. Recuerdo que vi por televisión y en directo el discurso de renuncia de Richard Nixon. David derrotaba a Goliat, un momento estelar para el cuarto poder. El periodismo se cargaba de idealismo. Todos soñaban con ser periodistas y la matrícula universitaria explotó exponencialmente. Yo también quise ser periodista, aunque no me decidía a renunciar al primer amor, la literatura. (De algún modo creo que circunstanc...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia