Una personal navegación hacia la zona - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Una personal navegación hacia la zona

Juan José Saer siempre se preocupó por dejar claro que El río sin orillas, un trabajo escrito por encargo y publicado en 1991, integraba plenamente lo que sería su obra mayor. Entre sus libros de cuentos, sus novelas y el único volumen de poesía escritos por el santafecino, este tratado sobre el Río de la Plata no sólo no desentona, sino que aporta numerosas claves para abordar sus propias ficciones.

Con el poeta Juan L. Ortiz

Pocos elementos del paisaje y de la naturaleza le han aportado tantas páginas a la literatura como la figura del río. Llaga fluvial que se extiende a lo largo de la tierra, sinuosa o en expansión, atravesando diversos accidentes geográficos, horadando el terreno que cambia con el paso de las eras, testigo de los desplazamientos y las luchas de hombres y de bestias, el río es en sí mismo personaje, contingencia y metáfora.

Es a través del primer río mencionado en la Biblia –el Pisón– que se accede a la región de Havilá, pródiga en oro; es de las aguas de un río –el Eunoë– que Dante bebe en su paso por el Purgatorio para adquirir el buen conocimiento y la virtud que le permitirán alcanzar el Paraíso; es frente a las aguas de un río –el Ebro– donde don Quijote se extasía al contemplar “el ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Nueva novela de Diego Recoba

Un patafísico en Nuevo París

Cultura Suscriptores
26.º Festival de Cine de Punta del Este

Latinoamérica palpitante

Edición 1997 Suscriptores
Uno de los principales desafíos de Bernardo Arévalo en Guatemala

La justicia secuestrada

Edición 1997 Suscriptores
Bolsonaro y su demostración de fuerza

Se sacó la foto