Una sesión con Paco Espínola – Brecha digital
Cultura Suscriptores

Una sesión con Paco Espínola

Cuando Daniel Gil nació, Paco Espínola ya estaba en su paisaje y en su vida. A ese conocimiento y esa intimidad sumó su saber psicoanalítico, y el resultado inesperado es una nueva interpretación de la obra y la vida del escritor que altera en muchos sentidos el Paco que estamos acostumbrados a leer, el que nos legó la generación del 45.

Hojo de Ombú

DEL MITO AL HOMBRE. El primer documento que recobra este libro es una anécdota de Paco, una más de las que tejieron el mito. Cuenta que cuando Daniel Gil se recibió de médico, Espínola fue a visitarlo y a cumplir una promesa: iba a ser su primer paciente. Ahora el médico exhibe prueba de su autenticidad y reproduce la dedicatoria que le escribió: “A mi ‘doctor’ particular, Danielito Gil, para que con la lectura minuciosa de este fascículo se estimule a conservarme la existencia, no porque valga la pena, tal vez, sino para que la gente no salga diciendo después que yo hubiera podido haber seguido lo más campante muchos más años y que fue una lástima que no hubiera seguido los consejos del curandero maragato Camargo, quien me decía: ‘Usted tome caña nada más, no bebidas extranjeras; haga sie...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?