Verdades incómodas - Semanario Brecha
Edición 1612 Suscriptores

Verdades incómodas

En octubre de 2006 el australiano Julian Assange y un pequeño grupo de informáticos locos creaba WikiLeaks, con la intención de poner en conocimiento público informaciones de alta sensibilidad que gobiernos de todo el mundo preferían ocultar. Lo ha hecho con creces, pero también ha caído en ambigüedades.

Assange durante una conexión de video en vivo con la prensa en el décimo aniversario de Wikileaks, el 4 de octubre de 2016

Las últimas semanas han sido notoriamente movidas para Julian Assange, luego de ser acusado por la candidata demócrata Hillary Clinton de mantener una alianza con el presidente ruso, Vladimir Putin, y el candidato republicano a la presidencia estadounidense, Donald Trump. El hacker australiano cofundador de Wikileaks, que en junio cumplió cuatro años de reclusión voluntaria en la embajada ecuatoriana en Londres, volvió a salir a la luz anunciando que revelaría nuevos secretos, luego de haber hecho tambalear a la dirigencia del Partido Demócrata al revelar cómo ésta había operado en la interna en favor de Clinton en su disputa con el socialista Bernie Sanders.

Al celebrarse el décimo aniversario de la fundación de Wikileaks, el 3 de octubre, Assange afirmó desde la representación diplomá...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada