Vivir su vida - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Vivir su vida

Anna Karina en el aeropuerto de Ámsterdam en febrero de 1968 / Foto: Joost Evers

Anna Karina ha muerto y las mismas palabras se repiten en los titulares: ícono, símbolo, musa, leyenda. Fue el rostro de todo un movimiento, pero sobre todo es la actriz que convirtió en emblemáticos los films “Una mujer es una mujer”, “Pierrot el loco”, “Alphaville” o “Asalto frustrado”. Anna Karina ha muerto y, tras la partida de Agnès Varda en marzo, toda una era del cine se apaga, dejándole, gentilmente, la última palabra a Jean-Luc Godard.

Algunos sueños pueden estar fabricados
en Hollywood, pero a los nuestros los creó la nouvelle vague. No hay
escenas que nos conmuevan más que el bailecito en el café Le Vincennes y la
carrera por el Louvre de Asalto frustrado –en un récord de nueve minutos
y 43 segundos, aunque el atrevido de Bertolucci ose reclamar haberlo quebrado
en Los soñad...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Triunfo colosal

Nieve en los Goya

Cultura Suscriptores
Anatomía de una caída, de Justine Triet

Reencuadrar la verdad

Crítica de cine Suscriptores
Cine. Pobres criaturas, de Yorgos Lanthimos

Feminismo steampunk

Cine. En lo alto, de Hong Sang-soo

Alcanzar la paz