Sociedad Suscriptores
Primera fisura en un protocolo cuestionado

Volver a clase, de vez en cuando

La movilización social sacudió la apatía del gobierno, que desde hace tres meses tenía estancadas las medidas para el sistema educativo en emergencia sanitaria. Anoche el Codicen resolvió volver a Varela y decretó el fin de la asistencia voluntaria. Resta avanzar hacia la presencialidad plena para mitigar el daño ya ocasionado, afirman analistas consultados.

Escuela número 47, en barrio Capurro. Héctor Piastri

Alquilan locales en el barrio, instalan carpas o contenedores en patios o gimnasios o canchas, adaptan depósitos, salones de actos y comedores: los centros de educación privada extreman la imaginación y los recursos para que las clases sean como antes de la emergencia por la pandemia de coronavirus, sin violar el protocolo sanitario. En la educación pública, en la que la creatividad se limita por las dimensiones de las aulas y el mobiliario disponible, escasean las chances de cumplir con el distanciamiento físico sin dividir a los grupos. Así, mientras en las escuelas públicas de horario simple las clases presenciales se estancaron en dos veces por semana (más un miércoles cada 15 días), durante los últimos tres meses, en los centros privados el régimen se acerca paulatinamente a la vieja...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
Investigación sobre movilidad intergeneracional de los ingresos

Destino digitado

Sociedad Suscriptores
La emergencia sanitaria profundizó las desigualdades de los procesos educativos

Excepciones y continuidades

Política Suscriptores
El ajuste presupuestal en el gasto social

Recorte y pegue