A la intemperie - Brecha digital
Edición 1491 Suscriptores

A la intemperie

Las pistas de la investigación periodística eran tres. La primera, la clínica privada de un médico objetor de conciencia. Los rumores insistían en que la conciencia podía ser dejada a un lado llegando al precio correcto.La tarde había caído, y con ella la temperatura. También las posibilidades de encontrar al doctor. La chapa brilla en la humedad del aire gélido. “Ginecólogo-obstetra”, anuncia, colgada bajo el número de puerta de una pequeña mansión en el centro de la ciudad de Salto. Portón, cochera, tres pisos de alto, dos entradas. La que queda visible desde afuera tiene un cartelito que dice “Consultorio”. El dedo intenta una, dos, tres veces con el timbre. La luz que alumbra el líving del caserón da la pauta de que hay alguien, pero que no va a abrir.Aún es temprano para intentar c...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre