A su manera - Semanario Brecha
Edición 1478 Suscriptores

A su manera

El arranque de Larrañaga en Montevideo Habló en el lugar elegido, hasta por cábala. Lo precedieron una banda de rock, un grupo tropical y un conjunto al estilo Agapornis. Se paró firme ante un auditorio con tribunas a los costados y una amplia platea, y fue seguido desde el cielo por un dron, prefigurando la imaginable edición televisiva de fragmentos del mensaje. Habló por casi una hora. Abundó, en el principio y en el final, en el recuerdo de Wilson Ferreira. Apuró un sorbo de agua antes de comenzar, le echó un vistazo a su reloj pulsera. Recurrió en varias oportunidades a su computadora Mac, situada en el atril, y expuso con soltura durante tres cuartos de hora. Se emocionó sobre el final. Desde ese Montevideo que a los blancos suele serles hostil, Jorge Larrañaga echó a rodar el sábado...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia