Ama de casa oriental - Semanario Brecha
Edición 1528 Suscriptores

Ama de casa oriental

Y allí estaba, en una de las cajas del Devoto de Almería e Hipólito Yrigoyen, con un par de bolsas blancas, la presidenta de una de las mayores economías del mundo.

Dilma.

Pasaditas las ocho de la noche del sábado 28, un atardecer gris redondeaba uno de esos días insulsos en los que ni sale el sol ni termina de llover. Comenzaba a caer la noche y en el Devoto de Almería e Hipólito Yrigoyen ya no se divisaba ese ir y venir playero de comienzos de febrero. Las cajas no estaban concurridas y era un buen momento para perderse entre las góndolas sin carritos frenéticos o colas impacientes.

En determinado momento, un pequeño tumulto y un calmo rumor comenzaron a palparse entre cajeras, funcionarios y algunos clientes. Una empleada hablaba de la llegada de una persona veterana, con una palabra menos amable. “¿Quién está en el supermercado?, pregunté por fin. “La presidenta de Brasil”, me respondió la cajera.

Ya olvidándome de mis bolsas, y de todo, corrí haci...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2008 Suscriptores
El «caso Spektorowski» y sus derivaciones

Cuestión de límites

Edición 2008 Suscriptores
Oficialismo apura nueva ley a medida de los grandes medios de comunicación

Haz lo que yo digo

Edición 2008 Suscriptores
Pereyra, el Álvarez Cortés y el revival de los dos demonios

Acá no pasó nada

Edición 2008 Suscriptores
Desregulaciones en el sector de transporte terrestre de carga

Rutas de nadie

Edición 2008 Suscriptores
Zelmar Michelini en 1972

Antes de febrero