En busca del tiempo perdido - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

En busca del tiempo perdido

Después de tres años de “pensar mucho”, Jorge Larrañaga volvió a identificar un mismo problema. Dice que el país necesita un gobierno “serio y honesto” y que, si se lo permiten, él puede ser la solución. Ante la lenta pero continua reformulación de Alianza Nacional, el viejo caudillo blanco sentó cabeza y dejó en claro que todavía no está listo para ceder el mando.

Guapo Larrañaga por Ombú.

Un hombre que quiere elevarse a una posición de mando supremo es, por lo general, un hombre dotado de energía. Con 60 años y lejos de la barba rasa, el senador Jorge Larrañaga no descansa, no se cansa. Es viernes 16 de junio y una vez más el caudillo está de poncho, con una divisa blanca en el cuello, y arriba de un caballo. Como todos los años, fusta en mano, el “Guapo” está dispuesto a recorrer el “camino de Wilson”;1 y al igual que en los últimos tres comicios electorales, está dispuesto a recorrer el camino hacia la “candidatura única” a la presidencia del Partido Nacional (PN).

Esta vez Larrañaga situó el inicio de su campaña 23 meses antes de las elecciones, casi que obligado. El 8 de junio el semanario Búsqueda dio a conocer públicamente que uno de sus acólitos montevideanos de m...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia