Candela, candela – Brecha digital
Edición 1517 Suscriptores

Candela, candela

Hay razones ampulosas, como las del discurso de Barack Obama anunciando el restablecimiento de las relaciones con Cuba, y está la razón del artillero, que suele basarse en las pequeñas razones de las luchas internas. Puede ser un aporte señalar otros elementos que inciden de manera importante en este vuelco diplomático.

Cuba. Foto AFP, Adalberto Roque

Las últimas elecciones de mitad de período en Estados Unidos definieron una mayoría republicana por dos años en el Congreso y un horizonte republicano para las próximas elecciones nacionales. La decisión de Obama, que abre las relaciones con Cuba y perspectivas políticas a su ampliación, sólo tiene el freno del levantamiento del casi eterno como inútil embargo. La nueva realidad política que se vaya conformando condicionará a los republicanos, a menos que se inmolen en la lógica electoral de que sin ganar Florida pierden las elecciones. La demografía, a su vez, va restando peso al voto de la inmigración cubana. Esta tercera generación de la Pequeña Cuba demuestra que le importan más otras cosas; en materia de latinos, hoy el tema es la situación de los portorriqueños.

Otra razón de impo...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?