Cartel de pare – Brecha digital
Edición 1556 Suscriptores

Cartel de pare

El presupuesto nacional promete variadas picazones para el Poder Ejecutivo. Esta semana el Ministerio del Interior fue uno de los más afectados por las reacciones de los legisladores por la transferencia de la Dirección Nacional de Policía Caminera a la órbita de la Guardia Republicana, para convertirse en Policía Nacional de Tránsito.

Foto: SCI Juan

Lo curioso aparece en los artículos 172 y 173 del documento. Allí se explica que el traslado de la gestión de la Policía Caminera a la Guardia Republicana no implicará cambios en la estructura de cargos y funciones, y tampoco en el régimen de ascensos e ingresos. Respecto de las atribuciones de la Policía Nacional de Tránsito, su “cometido principal será la prevención y represión de los delitos y faltas que se cometan en las vías de tránsito nacionales y departamentales”. También, el control, organización y efectivización del cumplimiento de la normativa, el auxilio a los accidentados, la generación de estadísticas de interés y la prevención y represión de las situaciones que afecten el estado de la vialidad.

Los comentarios sobre la introducción de este cambio alcanzaron su punto más a...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?