De profesión manipulador - Semanario Brecha
Edición 1609 Suscriptores

De profesión manipulador

Documentos en poder de Brecha revelan detalles del espionaje desplegado por la inteligencia militar en democracia contra políticos y sindicatos. Sus métodos, los objetivos, el reclutamiento de agentes, el dinero invertido y las presiones para obligar a personas a colaborar con lo que llamaban “la agencia”.

Militares por Ombú.

Por razones que pueden ser en­tendibles, el ministro de Defensa, Jorge Menéndez, dio argumen­tos deliberadamente confusos en las explicaciones que ofreció a una comisión del Senado sobre el contenido del llamado “archi­vo paralelo de inteligencia”, que fue incautado en el domicilio del fallecido coronel Elmar Casti­glioni.

Y es entendible porque una eventual comisión investigadora parlamentaria –cuya instalación está a consideración de la banca­da de diputados del Frente Am­plio– podría revelar hasta dón­de la secular autonomía militar está fuera del control civil. Sea como sea, el ministro afirmó que el coronel retirado “no tenía na­da que ver con el Ministerio de Defensa Nacional, como tampo­co el archivo que se encontró en su casa luego de su fallecimien­to. Tenemos la certeza de que...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia