Destacados Suscriptores
Eduardo Bleier, presente.

Eduardo Bleier Horovitz

“Apareció el cuerpo del delito, ahora no podrán decir que no hubo delito. En todo este tiempo se ha negado, han negado los testimonios, pero la verdad apareció y, de alguna manera, representa todas las verdades que hemos venido declarando. Bleier representa a todos, a todos los desaparecidos, los muertos, por los que esperamos”, es lo primero que puede decir Sara Youtchak –que lo escuchó y lo vio en el 300 Carlos– en el presente. Lo último: “Murió en nombre de sus ideales, murió como un comunista”. Quien en 1972 quedó en lugar de Eduardo Bleier como secretario de Finanzas del Partido Comunista, Hugo “Chumbo” Lanza, recuerda que estaba en una casa clandestina que habían alquilado cuando “en un informativo pidieron la captura de Bleier”.

Eduardo Bleier junto a sus hermanas Julia, Amelia y Elena./Foto gentileza de la familia

—Mataron a Eduardo.
Hace ya unos siete meses que lo tienen, si están pidiendo por él, es porque
quieren justificar su muerte–le dijo a la compañera con la que vivía.

Ella lo miró, bajó la cabeza y le
respondió:

—No puedo contradecirte, pienso lo
mismo, a Eduardo lo mataron.

Chumbo no recuerda la fecha exacta,
pero ha de ser el 12 de agosto de 1976, cuando las Fuerzas Conjuntas sacaron un
pedido de captura, en el que uno de los requeridos era Eduardo Bleier Horovitz.

***

Eduardo nació en Montevideo el 12 de noviembre de
1927. En cambio, sus padres y sus tres hermanas mayores, María Aurelia, Elena y
Julia, habían nacido en Hungría. Fue a la escuela Chile y al viejo liceo Rodó. “Te
puedo decir que a los 18 años lo echaron de la casa porque mi abuelo era un muy
buen tipo pero c...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Destacados Suscriptores
La despedida a Eduardo Bleier.

Sol frágil