El bondi nuestro de cada día – Brecha digital
Edición 1399 Suscriptores

El bondi nuestro de cada día

Al llegar a Ejido, el 103 a Villa García ya se llenó. No es una hora pico, pero puede tener que ver que la selección juega en un par de horas. Los pasajeros apuntan la cabeza estrictamente hacia afuera, como imposibilitados de girarla hacia el pasillo. El bondi se mueve lento, fiel representante de la media de velocidad de su especie en el centro de Montevideo, entre los seis y los ocho quilómetros por hora. Casi como ir caminando. Que sería una opción a considerar si no fuera porque el destino está a más de veinte quilómetros.   Un elemento clave es la dimensión temporal. La actitud de abandono del propio tiempo que el bondi va generando en los usuarios, esas horas muertas matizadas a veces por un libro o por auriculares. Imagine que vive en Villa García, o en Paso de la Arena y e...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?