El espíritu de Seattle - Semanario Brecha

El espíritu de Seattle

20 años no es nada.

Tomada el 30 de noviembre de 1999

Si de lucha y de antagonismo se trata, el siglo XXI empezó a finales de noviembre de 1999 en Seattle, exactamente diez años después de la caída del muro de Berlín.

En la llamada Battle of Seattle una multitud se movilizó en contra de la globalización capitalista neoliberal, impidiendo la realización de una cumbre de la Organización Mundial del Comercio (Omc). En el movimiento que allí tomó vuelo se forjó una generación de militantes y se marcó un hito y un cambio de época en la historia de las luchas sociales alrededor de tres elementos que sobresalieron en aquellas jornadas de protestas callejeras: el antineoliberalismo altermundista, la forma multitudinaria-reticular y la combinación-renovación de los repertorios de acción.

Lo que más deslumbró fue la posibilidad-capacidad de convergencia de una pluralidad de manifestantes que lograban articular –aunque fuera temporalmente– sus diversas demandas, identidades y orientaciones políticas. Se juntaron sindicalistas, ecologistas, feministas, pacifistas, defensores de derechos humanos, religiosos, campesinos, indígenas, anarquistas, católicos, comunistas de matrices diversas, anticapitalistas, antineoliberales, reformistas, revolucionarios, jóvenes en su mayoría, muchos en su primera experiencia de movilización, pero también los de la generación anterior que no se replegaron a pesar de la derrota de los años setenta y ochenta. El “altermundismo”, llamado también “movimiento de movimientos”, fue, aunque de manera efímera, “un mundo donde cupieron muchos mundos”. En efecto, como ha sido reconocido, el zapatismo fue una fuente de inspiración fundamental a nivel ideal, pero también porque el Ezln convocó al primer encuentro del pueblo de activistas que se manifestó en Seattle y las luchas antineoliberales de inicios del siglo XXI: el llamado Encuentro Intergaláctico, realizado en 1996 en la Selva Lacandona.

Esta temporal convergencia multitudinaria mostró la posibilidad y la potencia de la forma red, que Negri prefiere llamar “enjambre”. Pero después del deslumbramiento no tardaron en aflorar las zonas de sombra. En efecto, a pesar de irrumpir en el escenario y generar acontecimientos de ruptura, el formato reticular tiende a no durar ni estrecharse lo suficiente para asentar contrapoderes consistentes y persistentes. En cuanto el clima se hizo menos favorable, en los foros sociales que, desde 2001, surgieron de las experiencias de lucha altermundista, las diferencias identitarias e ideológicas, y las dificultades y las discrepancias respecto de la construcción de la organización necesaria para sostener la movilización volvieron a aparecer como límites y no como riquezas. Esto fue particularmente evidente en el campo antineoliberal latinoamericano que, en la primera década del siglo XXI, después de haber sostenido un potente ciclo de luchas destituyentes, se fracturó entre una vertiente hegemonista que impulsó o apoyó a los llamados gobiernos progresistas, y una vertiente autonomista que se reclamaba como la verdadera heredera del espíritu del movimientismo altermundista, pero que quedó fracturada y debilitada.

Las protestas de Seattle mostraron también la posibilidad de recuperar –renovándolos creativamente– repertorios de acción antiguos y clásicos (marchas, bloqueos, barricadas, consignas, etcétera), además de aprovechar las nuevas tecnologías: usar Internet para convocar y difundir información; documentar las protestas a través de medios independientes, como la incipiente red Indymedia. En la batalla de Seattle floreció el recurso a diversas formas de acción directa: en su mayoría masivas, de protesta pacífica, pero también tácticas de autodefensa –de defensa del derecho a la protesta ante la represión–, y otras propiamente confrontacionales o de corte insurreccional. Se notó la presencia de grupos neoanarquistas y, en particular, del que fue denominado Black Block. La violencia callejera, en gran medida en respuesta a la represión, fue el pretexto para que los medios dominantes descalificaran el movimiento y legitimaran una indiscriminada escalada represiva que llegó a los extremos de la cumbre del G 8 en Génova en 2001. Después del atentado a las Torres Gemelas y la invasión a Irak, la reacción culminó, se asimiló el altermundismo al terrorismo para poder apretar aun más las tuercas de la criminalización y judicialización de la protesta.

Así se contuvo el impulso de un ciclo de protestas, contracumbres y foros sociales que, si bien continuaron, empezaron a perder capacidad de convocatoria e ímpetu de movilización. Hasta que, diez años después, en 2011 apareció otro ciclo de movilización (Indignados, Occupy Wall Street, movimientos estudiantiles y primaveras árabes) con fuertes conexiones internacionales y otras resonancias que indicaban que el espíritu de Seattle seguía vivo y el viejo topo seguía cavando.

A nivel ideal y programático, el altermundismo contrapuso un nuevo internacionalismo de los oprimidos a la mundialización del capital, a la mercantilización de la vida, asociada al libre comercio, a la deuda, al poder de las empresas trasnacionales y los organismos financieros internacionales. Si bien formuló pocas propuestas concretas (como, por ejemplo, la tasa Tobin y otras hipótesis de reformas para frenar la financiarización), con sólo enunciar que “Otro mundo es posible” –un mundo democrático participativo, en el cual se respete la vida, el trabajo y el ambiente– cerraba la época del pensamiento único y abría el debate sobre las alternativas, generando horizontes de visibilidad que rebasaran de la mera resistencia. Como suele ocurrir con los movimientos antisistémicos, más allá de sus efectos concretos inmediatos, con su sola aparición puso al desnudo el despotismo del capital y de las clases que lo detentan y lo manejan.

La generación de Seattle colocó una agenda de cuestiones y de problemas, inició una secuencia de ensayos y errores, esbozando y experimentando unos formatos que, con sus alcances y sus límites, siguen inspirando y sosteniendo gran parte de las luchas que brotan en nuestros días. Porque si, como cantaba Gardel, “veinte años no es nada”, no debe sorprendernos que, mientras siga el capitalismo neoliberal mundializado, no deje de rondar el espíritu antagonista de Seattle.

Massimo Modonesi es historiador y sociólogo.

(Tomado de Desinformémonos, por convenio.)

Artículos relacionados

Estados Unidos: los demócratas insisten en hacer campaña como el mal menor

Una estrategia senil

Edición 2008 Suscriptores
El alineamiento de Milei con Estados Unidos

Vuelven las «relaciones carnales»

Edición 2007 Suscriptores
Revuelta juvenil en las universidades de Estados Unidos

Una luz de esperanza

Las protestas en Columbia contra Israel y la acusación de antisemitismo

No protestarás

Edición 2005 Suscriptores
El gasto militar crece en todo el mundo, sobre todo en Occidente

A las armas