Edición 1510 Suscriptores

El quinto elemento

La ultraizquierda terminó robándole una banca al Partido Colorado. Incidir en el rumbo de un Parlamento donde seguirá teniendo la mayoría el FA es el desafío al que se enfrenta la coalición de los chicos. Aquí la crónica del domingo en la sede de Unidad Popular.

A las diez de la noche, la ex sinagoga del Barrio Sur estaba casi desierta. Unos pocos veteranos custodiaban el lugar y el teléfono, y dos periodistas jóvenes que habían sido designados a acompañar a los candidatos de la Unidad Popular alternaban la conversa con las predicciones que la radio trasmitía. “Vinimos hablando sobre la responsabilidad de Estados Unidos en los atentados del 11 de setiembre”, contó uno.

Sonriente, Gustavo López, candidato a la Vicepresidencia, fumaba un cigarro tras otro, y Gonzalo Abella seguía atendiendo a la prensa, que empezaba a reclamar las palabras de uno de los chicos que lograba meterse en el Parlamento. En ese momento, infladas y desconcertadas, las encuestas barajaban un 2 por ciento, los que les pintaba un segundo diputado en el horizonte. No fue así...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Pujas por la postergación de la elección del presidente del BID

No tan rápido

Mundo Suscriptores
Racialidad, Policía y disidencia política en Cuba.

Negras intenciones

Sociedad Suscriptores
Amenaza de usar la fuerza pública al servicio de la patronal

Al borde del derrape

Sociedad Suscriptores
Nace una coordinación permanente de ollas populares

Aguantar la olla