Edición 1397 Suscriptores

Erradicar no es capacitar

Las ciencias sociales que despliegan nuevos paradigmas solidarios con las víctimas de violencia familiar conviven, y a veces se infectan, con paradigmas funcionales al sistema dominante, opresor por definición.En violencia familiar no se adivina un más allá. No se alcanza a imaginar cuál y cómo será ese más allá si primero no se reconoce que las instituciones tradicionales continúan sosteniendo sus principios aunque se maquillen mediante cursos llamados “de capacitación”.En oportunidades, los conocimientos de los asistentes a esos cursos no comienzan por el esclarecimiento de lo que significa “emancipación”, lo cual demanda ver las cosas más claras y suponer qué se puede esperar de los ímpetus de esta violencia familiar. Por ejemplo, no es prometedor intentar cambiar los contenidos mentale...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La política brasileña tras la primera vuelta de las municipales

Reconstrucción

Sociedad Suscriptores
Plaza Seregni: los relatos

Si así fue, ¿seguro así será?

Sociedad Suscriptores
Vence el plazo para los formalizados de nuevo comienzo

Es ahora

Sociedad Suscriptores
La «chilenización de las protestas» y la reorganización de la inteligencia

Nido de cóndor

Cultura Suscriptores
Isla Patrulla y la poesía de Ruben Lena

¡Mire que son pagos lindos!